Aprende sobre la venta minorista

Aprende sobre la venta minorista

Los clientes que han recibido una capacitación por parte de sus estilistas respetan las herramientas profesionales y están más abiertos a seguir las recomendaciones.

¿Qué es la venta minorista?

La venta minorista se refiere a ofrecer productos profesionales para que tus clientes se los lleven a casa y enseñarles a utilizarlos. Lo que vendes al por menor no es un simple shampoo, un acondicionador o un producto para el peinado, sino la herramienta que tus clientes necesitan para reproducir el look que has creado para ellos. Los clientes obtendrán un mejor resultado si utilizan los mismos productos que tú.

¿Qué vendes al por menor?

La venta minorista crea fuertes vínculos entre los clientes y los profesionales. Si un cliente consigue reproducir un look de salón, confiará más en su estilista, volverá a pedir una cita y recomendará a sus conocidos que vayan al salón.

¿Cómo vendes al por menor?

La venta minorista empieza al inicio de una cita. Cuando sepas lo que tu cliente quiere, enséñale todo lo que necesitará para recrear el look por su cuenta. 

10 FORMAS SENCILLAS DE VENDER AL POR MENOR


Los salones tienen que comercializar tanto productos como servicios. Ahí es cuando entra en juego la venta minorista. La venta minorista te permite ejercer un impacto en tus clientes después de su cita en el salón al garantizar que sus experiencias de belleza en casa sean fáciles y no les causen estrés. Las siguientes estrategias de venta minorista te ayudarán a crear una experiencia de aprendizaje óptima para tus clientes.

1. Crea una zona de venta minorista llamativa. Alentará a los clientes a hacer una compra. Asegúrate de tener un buen inventario y de minimizar la cantidad de líneas disponibles para facilitar las decisiones de compra del cliente y mostrar que te tomas en serio los productos que ofreces.  

2. Destaca las promociones del mes. Esto es fundamental para llamar la atención de los clientes que se preocupan por los precios. Coloca carteles en los estantes de productos minoristas y en los puestos de los estilistas para reforzar la disponibilidad de las ventas. Redken ofrece una amplia variedad de artículos de promoción comercial, como pósteres y carteles para estantes, entre otros.

3. Usa el poder del puesto del estilista. El 65 % de las ventas minoristas se efectúan en el puesto del estilista. Los clientes pasan más tiempo ahí que en ningún otro sitio del salón, así que tienes que aprovechar bien ese tiempo. Coloca los productos apropiados y adaptados a cada cliente en tu puesto para que vean lo que les recomiendas y puedan preguntarte al respecto.

4. Identifica las necesidades de belleza de tus clientes. Es fundamental que hables con tus clientes sobre sus necesidades de belleza. Muéstrales cómo resuelves sus problemas de belleza con productos específicos y ambos sacarán partido de ello.

5. Aprovecha la atención de tu audiencia. Quita de la ecuación las “charlas en el mostrador” y termina las conversaciones mientras los clientes siguen sentados en la silla. Tus palabras tendrán mayor impacto si están concentrados.

6. No vendas. Capacita. Capacitar a los clientes en cada etapa de la cita les ayudará a comprender el valor de los productos que compran.

7. Haz preguntas abiertas. Revelarás el valor específico del producto al cliente y le ayudarás a darse cuenta de por qué le conviene.

8. Haz que participen de la experiencia. Facilita sus decisiones de compra. Deja que toquen los productos y que formen parte del proceso de peinado y acabado, y dales folletos para que lean durante sus citas.

9. Regala muestras. Las muestras representan una valiosa herramienta para iniciar el proceso de compra y garantizar que los clientes vuelvan. Ofrece descuentos a los clientes que vuelven al salón con una muestra vacía.

10. Ayúdales a darse cuenta de lo que se merecen. Los clientes necesitan justificar el dinero que gastan para mimarse. Lo que sientan al irse del salón determinará si van a volver y cuándo, así como lo que van a gastar.

El éxito de la venta minorista implica el éxito del negocio. Nunca subestimes el impacto que tienen las experiencias vividas por los clientes en su casa con la fidelidad de los clientes. Los clientes que compran productos minoristas tienen un 70 % más de probabilidades de volver a otra cita.

Existe una gran relación entre las ventas de productos minoristas y el desarrollo de la clientela, y esto es una elección, no una casualidad. A medida que los estilistas ven cómo aumenta su lista de clientes, descubrirán una nueva sensación de confianza en sí mismos y tu negocio crecerá y se fortalecerá.  

EL PODER DE LAS MINIATURAS

Las miniaturas tienen un gran poder de venta minorista en un frasco pequeño. A pesar de su tamaño, las miniaturas tienen mucho éxito y consiguen incitar a los clientes a volver al salón para comprar el producto en formato grande.

¿Por qué deberías vender miniaturas?

• Las miniaturas abren la puerta a futuras oportunidades de venta minorista; más del 75 % de las personas que las compran acabarán comprando el formato grande.
• Son una forma accesible para los clientes de probar productos nuevos. Además, reducen el miedo de gastar dinero en un producto en formato grande que quizá luego no les guste.
• Las miniaturas aumentan tus ventas de productos minoristas. Si no ofreces productos al por menor en formato miniatura, corres el riesgo de que los clientes no compren nada.
• Ayudan a aumentar la satisfacción de los clientes. Al recomendarle a los clientes los productos más apropiados, ayudarás a los clientes a reproducir su look en casa, lo que les hará sentirse bien.

¿Cómo vender miniaturas a los clientes?

• Haz una presentación llamativa. El puesto de miniaturas Redken ofrece una presentación compacta, limpia y profesional de estos productos.
• Ofrece opciones. Exhibe las miniaturas junto con sus versiones en formato grande. Esto te permite ofrecerles a los clientes opciones de compra para que elijan lo que más les convenga.
• Destaca las miniaturas en tu puesto y en el área de recepción. Los clientes te preguntarán o tomarán los frascos para pedirte más información. • Destaca los más vendidos. A los clientes les llaman la atención las listas y las colecciones, ya que piensan que si estos productos son los que más se venden es porque son buenos.